Translate

domingo, 27 de mayo de 2012

THE ADEVENTURE OF SORKEN: 4.Chatarra, La Espada Oxidada.


4. Chatarra, La Espada Oxidada.



Volviendo con Sorken y Sen, empezaron su rumbo hacia la Ciudad Grantai.


Estaban casi a las afueras del bosque Helikin, Sorken y Sen eran amigos muy íntimos. Se conocían desde hace unos 10años, su confianza era demasiado mutua.

Ya por fin cortaron los últimos arbustos que estorbaban y salieron fuera del bosque. El bosque Helikin podría ser una tortura para aquel que no supiera guiarse y más si es despistado.
En el camino llegaron a las llanuras, era un lugar calmado, cerca vivía Sen, su casa encontraba por allí.

Sen - ¡Vaya! Por que no pasamos por mi casa, andamos cerca.
Sorken - ¡No tengo tiempo para eso!
Sen – Venga vamos, olvide mis guantes.
Sorken – Siempre tienes alguna excusa.
Sen – No, es que ya sabes. Sin ellos no podré luchar.
Sorken – ¿Ya me quieres meter en líos?
Sen. – Uf, piensa lo que quieras iré igual. Si no me acompañas no podré contarte lo de Grantai jiji…
Sorken – Esta bien, siempre te sales con la tuya.

Caminaron un poco mas y llegaron a casa de Sen, la casa no era muy grande, pero si muy acogedora. La verdad, que era una visita rápida para coger los guantes, solo que…

Sorken – Veo, que te cuidas bien.
Sen – la verdad que no suelo estar mucho por aquí.
Sorken – Pues esta todo muy ordenado.
Sen – Parece que no me conozcas después de 10años.
Sorken – Has cambiado mucho…
Sen – Bueno esto ya esta, vámonos.
Sorken – Un, momento que es eso de ahí.
Sen – ¿El que? ¿Esa vieja chatarra?
Sorken – Si, bueno no me parece una chatarra.
Sen – No lo sé, lo encontré el otro día ordenando, parece ser viejo, es una espada oxidada.
Sorken – Voy a ver… - Sorken cogió la espada oxidada.
Sen – ¡Venga! Nada mas es una bonita espada oxidada.
Sorken – No sé, pero es extraña, nunca me dijiste que tuvieras algo así.
Sen – Ya te dije, lo encontré y la puse de exposición, además no se usar las espadas.
Sorken – Tiene un símbolo bastante extraño- Sorken limpia la parte del símbolo.-
Es una especie de Ojo y tiene grabado algo… ¿Oye Sen, te importa si me la quedo?
Sen – Toda tuya, pero te recuerdo que luego no me hagas cargar con ella.
Sorken – De acuerdo, tranquilo. Tú tampoco me pidas nada si descubro algo.
Esto parece tener historia, parece tener mas de 3.000años, si tan solo pudiera descifrarla...
Sen – ¿3.000años? Eso es demasiado. Espero que esta espada no sea nada más que 3.000años de antigüedad y no nos traiga problemas. Pensaba que no querías venir a mi casa…
Sorken – Y no quería, tú te empeñaste, pero aquí no solucionamos nada. Sobre la espada, lo raro es que no haya venido nadie aquí en su busca.
Sen – Por eso mismo sigamos, es una simple chatarra, nadie la quiere. ¡Podemos seguir!
Sorken – Mira el símbolo del ojo, no es simple.
Sen - ¿Ah no? Explícate si tanto sabes…

Sorken – El ojo es de la historia de la interpretación de los sueños data del año 3000-4000 A.C. Estas interpretaciones y el significado de sueños dado se documentaron en tabletas de arcilla. Se dice que las personas de sociedades primitivas eran incapaces de distinguir entre la realidad y el mundo de los sueños. No solamente veían el mundo de los sueños como una extensión de la realidad, sino que también para ellos, el reino de los sueños era un mundo más poderoso.

Sen - Pero esto no es una tableta. ¿Un mundo más poderoso? O.o
Sorken – Lo sé, Si más poderoso, ¿pero ves? como dije; hay algo escrito. – En la mente de Sorken… (Los sueños no tendrán que ver con aquél…)
Sen – ¡Claro y que quieres hacer no se entiende ni jota!
Sorken – De eso se trata de descubrirlo, solo se por ahora que es griego.
Sen – Nunca imaginaria que supieras tanto… Aunque ahora que recuerdo, hablabas de sueños ¿verdad? Tú no tenías sueños extraños…
Sorken – Si, pero no tiene nada que ver con esto… (Zarfan…!)
Sen - ¿¡Y tu como lo sabes!? , ¡Vámonos de aquí porque no entiendo nada! ¡Vamos a Grantai!
Sorken - jajajaja… Adelante sigamos ¿Seguro que no te da un ataque al corazón? –Sorken guarda la espada.
Sen - Déjate las bromitas… ¬¬.

La espada Oxidada no parecía tan simple para Sorken, sin Embargo Sen la Tubo mucho tiempo en su casa, ni siquiera sabia que era.

Grantai no paraba muy lejos de la casa de Sen, estaba justo en la costa. El día era muy soleado, pasaron por las llanuras, estaban acostumbrados. Era un territorio simple para los dos, a pesar de que estaba llena de criaturas feas y horrorosas. Muchas de las personas de las que salen de su territorio tienen que salir armadas y con cuidado, otras ni se atreven por lo que no salen.

Sorken ya estaba chorreando de calor, Sen muy a gusto, pues su ropa y armadura es muy ligera. Estaban a punto de llegar, por el camino, no había mucha charlas por lo que se dedicaba a lo dicho, destruir los enemigos que se ponían en su camino, eran tan simples que otros ni se atrevían.

Sorken – Uf que calor…
Sen – Vamos quejita, llegamos en nada.
Sorken – Estos malditos bichos, nunca se cansan de ponerse en medio.
Sen – Tiene razón, nunca aprenden la lección.
Sorken – De todo esto, no soy un quejita, tú decidiste ir a tu casa.
Sen - ¡A caso no te fue de utilidad!
Sorken – No lo sabre hasta que lo descifre… ¿No era una chatarra?
Sen – Bueno, lo era hasta quedártelo tu jajaja…
Sorken -  Ya, por eso me la diste…
Sen - … Que remedio…
Sorken - ¿Tan importante es lo de Grantai?
Sen – Pues… la verdad… Que no lo se... Pero algo pasa.
Sorken – Mira que si es una de tus imaginaciones...
Sen – Claro chistoso, seguro que te gusta. El pueblo no esta en condiciones parece…
Sorken – Mmm… Ya tiene que ser preocupante para que afecte al pueblo.
Sen – Dos pasos más y hemos llegado, ahora te contare todo.

Durante el viaje, no era más que otra aventura pasajera de todos los días, pero esa espada marco la diferencia.
Sorken y Sen llegaron a la ciudad Grantai, le esperaba un misterioso enigma por resolver. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario